enriquecer el vivir

Diferentes pero no contrarios

La diferencia entre sentir al otro como diferente o como contrario radica en el respeto. Sentirse diferente es entender al otro, respetarlo, comprendelo sin juzgarlo. Sentir al otro como contrario es entrar en la crítica, es pensar “lo mio es mejor que lo suyo”, mi forma de pensar, de vivir o de entender el mundo son mejores que las suyas. Pero nada es mejor que nada, todos somos diferentes porque vivimos las cosas desde nuestros propios filtros, desde nuestras propias creencias y desde nuestras propias experiencias.

Sigue leyendo «Diferentes pero no contrarios»