Relajación

Relajación estática, dinámica y diferencial

Hablamos de relajación estática, cuando con el cuerpo en quietud y en una posición cómoda, vamos soltando y ablandando nuestros músculos, de una parte o de todo el cuerpo. Es el tipo de prácticas que probablemente esperas encontrar cuando haces un curso de relajación.

Esa quietud, aunque ayuda, no es imprescindible para la relajación, de hecho hay movimientos, y gestos que son relajantes por si mismos, pero la relajación dinámica va un paso más allá, es una manera de moverse relajadamente, con suavidad, aplicando la energía justa que fluye libremente creando movimientos elásticos y armoniosos.

Algunas personas viven en esa relajación dinámica de forma espontanea y natural, y es una maravilla observar como se mueven, como caminan, como respiran… Es posible que tu seas una de esas personas o que lo fueras en algún momento de tu infancia. Si no lo eres, puedes aprender a serlo, empezando por escuchar tu cuerpo y cultivando una consciencia corporal abierta y relajada. Los beneficios para tu bienestar y salud, poco a poco se irán manifestando.

En este proceso de encontrar esa forma armoniosa y relajada de movernos, puede ser muy útil el concepto de relajación diferencial.

En nuestras acciones cotidianas tendemos a utilizar más fuerza y energía de la necesaria, y en ocasiones nos olvidamos de aflojar esos músculos después de usarlos. También es frecuente que cuando queremos llevar a cabo una acción determinada en la que es necesaria una musculatura muy concreta, se activen de manera inconsciente otras parte del cuerpo que no son necesarias para esa acción. (Por ejemplo: apretar las mandíbulas para abrir un tarro y olvidarnos de aflojar mandíbulas y manos una vez que el tarro está abierto)

La relajación diferencial consiste en identificar las fuerzas y energías justas y necesarias en cada acción, y liberar todas las demás fuerzas y energías.

Para ello lo primero es escuchar al cuerpo para darse cuenta de las estructuras que están participando involuntariamente, y lo segundo aprender relajar esos espacios.

En la practica de yoga, están muy presentes estas tres relajaciones, estática, dinámica y diferencial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s