enriquecer el vivir

Los silencios

¿Te has parado a pensar en como el silencio nos atrae y nos repele al mismo tiempo? Lo amamos, sabemos apreciar su belleza y sin embargo lo rompemos compulsivamente una y otra vez. Si estamos en compañía, se vuelve incomodo y nos ponemos a hablar de cualquier cosa y cuando estamos en soledad, encendemos la radio, la televisión, ponemos música, cualquier sonido nos vale con tal de evitarlo ¿por qué?

Hoy me propongo disfrutar plenamente de los silencios:

Dejar que mi voz calle para escuchar otras voces y, cuando hable, permitir que las pausas den profundidad a mis palabras.

Saborear los silencios cómplices que acompañan a abrazos,  a miradas y a tantos buenos momentos.

Darme cuenta de cuando acallar lo exterior para conectar con lo interior, y cuando acallar lo interno para vivir plenamente lo externo.

Reducir el ruido que me impide escuchar mis propios pensamientos.

Calmar los pensamientos que más alborotan para intentar oír lo que se expresa bajito y profundo.

Silenciar, aunque sea un poco, ruidos y parloteos  mentales para dar una oportunidad a otras cosas …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s